Tienes una importante comida de trabajo, alguna celebración con la familia, una reunión con tus amigos… y la carta de vino cae en tus manos. ¡No te preocupes! Para mucha gente, elegir vino en un restaurante es como lanzar dardos con los ojos cerrados, debido a la cantidad de denominaciones, variedades de uva, tipos de vino y marcas disponibles. Bueno, tengo buenas noticias, amigos mios: no necesitáis ser expertos para pedir un vino increíble e impresionar a los demás comensales. ¡Sigue estos sencillos consejos y disfruta de tu vino!

Sondea al resto de la mesa

Una vez os hayáis sentado, lo primero es poneros de acuerdo en lo básico, si pediréis vino tinto o blanco. En caso de que existan las dos preferencias, la solución es sencilla: ¡pedir ambos! También deberás tener en cuanta la comida que váis a degustar. Hoy en día, se aceptan multitud de maridajes para los diferentes platos, pero lo más importante es seguir una regla de oro: que el vino no camufle a la comida y viceversa. Para ello, sigue la simple regla de «a plato imponente, un vino potente, y a un plato ligero, un vino más suave». Otra buena práctica que suele surtir buen efecto, consiste en maridar productos gastronómicos de una región con vinos de la misma zona.

elegir vino en restaurante

Establece una horquilla de precio

El precio suele ser el primer citerio que solemos tener en cuenta al elegir vino en un restaurante. Una vez localizados los vinos dentro del rango que queramos, ya solo qiedará decidir… No pienses que quedarás de tacaño pidiendo un vino más barato, no es mejor ni peor. El vino es como la música, no escucharás lo mismo un sábado por la noche bailando que un domingo por la tarde de relax. Dependiendo del momento, será más adecuado un tipo de vino u otro.

Ante la duda, pide ayuda

No pienses que por pedir ayuda a un experto quedarás como un novato ¡para nada! Los profesionales de sala y sommeliers están ahi para ayudarte con la decisión final. Aun así, para elegir vino en un restaurante y acertar, deberemos tratar de trasmitir al sommelier toda la información acerca del tipo de vino que queramos. Para ello, una buena jugada es movernos con soltura comunicándole el tipo de vino que queremos, pero delegar sobre él la propuesta final.

Cata el vino

Una vez que os traigan el vino a la mesa, lo primero que harán será presentarte la botella para que confirmes que es el vino que iréis a disfrutar. En este caso, asegurate de que la añada es la correcta. Cuando te sirvan un poquito de vino y esperen tu opinión, ¡que no cunda el pánico! Lo único que tienes que hacer es simplemente olerlo y probarlo. En caso de que el vino esté defectuoso, lo notarás en seguida (aroma o sabor a humedad, a corcho o avinagrado). Superado este momento, menea la copa para oxigenar el vino ¡no te cortes! El oxígeno aporta numerosas cualidades y acentúa los aromas del vino. Por último, comprueba la temperatura del vino, siempre debe estár al gusto. Si crees que está un algo caliente, no dudes en pedir una cubitera para enfriarlo un poco, ¡incluso aunque sea tinto! Has venido a disfrutar.

elegir vino en el restaurante

¡Disfruta!

Nuestro último consejo es que disfrutes de tu vino al máximo, olvida pomposidades, protocolo snob y complejos. El vino es una experiencia, diversión y disfrute. ¡Experimenta y prueba cosas nuevas! Aunque si no te quieres arriesgar, decantarte por un vino clásico de Rioja como nuestro Reserva Murillo Viteri es una apuesta segura. Y recuerda, el mejor vino no es el más caro o el más famoso, sino el que comienza y termina con una sonrisa. 🙂

¿Y tu, qué sueles tener en cuenta al pedir vino en los restaurantes?

Bodegas Murillo Viteri

 

Te puede interesar:

6 consejos para hacer una cata de vino en casa

10 consejos para ser un auténtico winelover

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.