fbpx

Mejora del vino tinto Rioja en botella

La botella es fundamental en la elaboración y conservación de los vinos tintos. En primer lugar, durante la elaboración, es en la botella cuando el vino culmina su crianza. El vino cuando reposa redondea sus características al estar en un ambiente reductor (en ausencia de aire), alcanzando así su máxima madurez.

Gracias al embotellado, el vino alarga su vida, ya que frena la evolución biológica del vino y se prolonga a un ritmo más lento. Por otro lado, la forma y color del vidrio son factores que también determinan las posibilidades de finalizar la crianza y redondear el vino.

Tras el embotellado y descanso de las botellas, el vino comienza la fase en la cual desarrolla sus características, debido a reacciones de polimerización.

En cuanto a los aromas que encierra una copa de vino, los complejos matices del ‘bouquet’ se forman en la botella. El vino se afina, equilibra y ensambla sus aromas, olores y sabores. Durante esta reducción, como se denomina a esta etapa, el vino transforma sus aromas frutales característicos de su juventud, para desarrollar aromas más sutiles e interesantes que marcan su madurez. Además, los aromas primarios se superponen a los secundarios y terciarios.

Ya solo nos quedará descorchar y disfrutar del vino… 🙂

Bodegas Murillo Viteri

 

También te pueden interesar estas entradas:

¿Cómo se elabora el vino tinto?

La crianza del vino tinto en botella

Por qué las botellas son verdes