fbpx

El vino tinto es el más universal de todos los vinos. Todos sabemos que procede de las uvas tintas, pero si quieres saber cómo se elabora el vino tinto, explicado de una forma fácil y amena, continua leyendo 🙂

La Vendimia

El proceso de elaboración del vino tinto comienza por la vendimia, que es la cosecha de la uva. El vino nace en la viña, con un buen trabajo en el campo, controles rigurosos en las cepas y análisis de la vid. El principal criterio de calidad para hacer un buen vino tinto de Rioja es la calidad de las uvas (como decían los viejos “de los buenos mimbres, los buenos cestos”). En Bodegas Murillo Viteri solamente utilizamos uvas procedentes de nuestras viñas familiares, así como de proveedores de confianza. Toda la vendimia la realizamos de forma manual, para asegurarnos la mejor calidad del fruto.

Despalillado y recepción de la uva

Una vez seleccionados los mejores racimos, la uva llega a bodega y comienza el despalillado. Esta es la acción de separar las uvas del raspón (la parte leñosa del racimo). Para ello, se utiliza una máquina muy rudimentaria que se llama “despalilladora”. Su función es separar las uvas del raspón, además de las hojas que puedan entrar en la tolva, las ramas o cualquier otro elemento que pueda transportarse en la vendimia manual (algunas veces hemos sacado hasta cantos de piedra de la despalilladora).

Maceración y fermentación

Una vez despalillada la uva,  llenamos los depósitos con esta, y  la maceramos durante varios días a temperatura controlada. En el caso de los vinos tintos, es indispensable  que el mosto esté macerando en contacto con el hollejo de las uvas, ya que es éste el que nos dará el color final al vino (os suena eso de antocianos y taninos? Pues no es nada más que esto!)

A través de la fermentación alcohólica (también conocida como tumultosa) el azúcar se irá convirtiendo en alcohol etílico, gracias al trabajo de las levaduras. ¿Sabias que las propias uvas cuando vienen del campo traen su propio “kit” de fermentación? No, no lo añadimos nosotros. Lo hace la madre naturaleza) . Este proceso dura unos 10-15 días. Durante el proceso de fermentación es importante hacer una labor de remontado.  El remontado es la acción de extraer el mosto por la parte inferior de los depósitos para reintroducirlo por arriba y que se filtre a través de los hollejos para conseguir extraer la materias colorante de la piel de la uva.

Descubado y prensado

El siguiente paso en la elaboración del vino tinto es el descubado, que es la acción de extraer el vino recién nacido del depósito. Para sacar el vino limpio (y dejar dentro los hollejos) utilizamos un sistema muy muy antiguo que consiste en filtrarlo por una gavilla de sarmientos. La acción de hacer esta gavilla de sarmientos que sirva de filtro en el descubado se llama “entarugar”.

La parte sólida (los hollejos) que se quedan en el depósito lo introducimos en la prensa. Se prensan suavemente (¡con cuidado de no romper las pepitas!), Conseguimos más vino y además extraemos las levaduras necesarias para el ultimo paso de la elaboración que es la fermentación maloláctica.

Fermentación maloláctica

Después de la fermentación alcohólica y del prensado, el vino comienza una segunda fermentación, llamada maloláctica. También conocida como fermentación secundaria, es la transformación del ácido málico procedente de la uva (es ese ácido astringente que podemos encontrar en una manzana verde) en ácido láctico (un ácido suave y agradable que encontramos en la leche).

Ya tenemos vino joven. Qué hacemos, ¿lo embotellamos como vino joven o lo criamos para conseguir Crianza y reserva de Calidad?

En próximas entradas del blog os hablaremos de la crianza y el embotellado de nuestros vinos.

Después, sólo quedará disfrutar de todos los aromas de los mejores vinos de Rioja. ¡Salud!

Bodegas Murillo Viteri

También te puede interesar:

Las subzonas de la denominación de origen Rioja

Guía para conservar y almacenar el vino en casa