vina en primavera

Nuestras viñas están contentas con la llegada de la primavera. Tras un largo invierno reposando tras la poda, con la llegada de la primavera y la subida de las temperaturas, las viñas vuelven a vivir. De nuevo, vuelven las tareas de arado y de remover la tierra.

En primavera la viña comienza a nutrirse y alimentarse. Es el momento en el que la sabia viaja por la planta y comienzan a salir nuevos brotes, eliminando los que no sirven y los que salen por debajo del injerto.

Durante estos meses, las vides florecen. La cantidad de flores de una vid nos indicará el volumen de la cosecha y, dependiendo de cuándo florezcan, determinará el momento de vendimiar.

Por último, en primavera también ocurre el cuajado. Los insectos polinizan las flores y de ahó se comenzarán a formar los granos de uvas.

Nosotros dejaremos que el terruño haga su trabajo y trataremos de cuidar con mucho mimo y no estropear lo que el campo nos regalará más adelante en forma de vino.

Bodegas Murillo Viteri

 

Te puede interesar:

La poda de la vid en invierno

La Rioja se tiñe de colores en otoño

La función de los rosales en las viñas