fbpx

chisteEra un hombre que le gustaba mucho mucho mucho el vino y todos los días  venía en bicicleta a la bodega a por un garrafoncito de vino joven.  Un día, al volver a casa, se cayó de la bicicleta, se dio un golpe en la cabeza y quedó incosciente.

Al volver en sí, vio un gran charco rojo a su alrededor y dijo:

POR FAVOR, POR FAVOR, POR FAVOR, QUE SEA SANGRE, QUE SEA SANGRE !!!!

Bodegas Murillo Viteri