aromas vinos

El mundo de los sabores y del vino es apasionante. Al beber un trago de vino podremos descubrir un sinfín de sensaciones derivadas de nuestro paladar. Si al beber un trago de vino lo primero que se te ocurre es simplemente que sabe a vino, te queda mucho por aprender. En Bodegas Murillo Viteri te proponemos varios ejercicios para entrenar tu sentido del gusto y aprender a catar vinos, para descubrir todos los sabores y matices de una copa de vino.

1. Utiliza el olfato

El primer paso para desarrollar el sentido del gusto y comenzar a diferencial matices es utilizar el olfato. Incluye la práctica de oler las cosas varias veces en tu día a día, para así ir almacenando los olores. Trata de separar los sabores básicos (dulce, amargo, salado, ácido) de los aromas. Así, conseguirás ir almacenando mentalmente y crear una base de datos en tu memoria de los diferentes sabores. Al catar un vino, es recomendable olerlo varias veces.

2. Bebe despacio

Si quieres mejorar tu sentido del gusto acostúmbrate a no tener prisa. Para disfrutar de un buen vino es necesario hacerlo despacio. Reduce la velocidad, no te lo bebas rápido y presta atención. Cuanto más tiempo esté el vino en tu boca, mejor podrás saborearlo. Ten en cuenta que los vinos presentarán diferencias entre la primea y la última copa. Se van oxigenando, y nos van mostrando todo su potencial aromático y sensitivo a medida que pasa el tiempo. Por eso, también es importante que dejes tiempo entre sorbo y sorbo.

3. Cierra los ojos y visualiza

Cierra los ojos cuando tengas una copa de vino en la mano. Olvídate de la vista y céntrate en el olfato. Tu cerebro puede convertir una copa de vino en una ciruela o cereza. Visualiza mentalmente ese aroma que has percibido. Nuestro cerebro es capaz de configurar realidades mentales a partir de la información que le proporcionan nuestros sentidos. Lo esencial es invisible a los ojos.

4. Cata varios vinos

Si quieres entrenar tu sentido del gusto es imprescindible la constancia, la repetición y mucha práctica. Una buena manera de practicar es comparando diferentes tipos de vinos. Puedes comenzar catando vinos muy diferentes entre sí, para poder distinguir fácilmente sus características. Al comparar un vino con otra variedad será mas fácil percibir las similitudes y particularidades de cada uno. Entrenando de esta manera tus sentidos podrás elaborar un repositorio mental de cada variedad de uva.

5. Profundiza en el vino

Cuando catemos un vino, el primer sorbo nos ofrecerá habitualmente un sabor dominante. Se activarán nuestros receptores de dulce o amargo. Presta atención a la pluralidad de aromas entre dulce, ácido y amargo, pero presta atención a su intensidad y podrás apreciar algunas frutas en tu mente. Debes ir más allá y profundizar para apreciar sabores secundarios más sutiles.

Sigue estos tips para desarrollar tu sentido del gusto. Te llevará tiempo y práctica, pero descubrirás un mundo de sentidos, sabores y aromas que no te dejará indiferente. Disfruta de las peculiaridades y características de cada vino tinto, blanco o rosado y cuéntanos qué tal te ha ido.

Bodegas Murillo Viteri

Te puede interesar:

Los aromas que encierra una copa de vino

6 consejos para hacer una cata de vino en casa

Cómo se elabora el vino tinto