inaki-murillo-viteri

¿Buen vino a dos euros?

La caída de ventas por la crisis agiliza un mercado donde las botellas por debajo de seis euros empiezan a ganar crédito, sobre todo en los blancos

«Después de los alocados tiempos consumistas, hoy toca la reflexión. El aficionado al vino agudiza el ingenio para, gastando menos, no rebajar la calidad». La frase es de José Peñín, autor de una de las guías sobre vino más vendidas en nuestro país. Peñín se ha subido al carro de los nuevos tiempos y acaba de publicar ‘Vinos Low Cost 2009’, una selección de los cien mejores vinos de España de bajo coste, por debajo de seis euros la botella.

En la lista podemos encontrar un Viñadecanes 2006 tinto, del Bierzo, por 2,92 euros, un Cristalino Brut Rosado de Vilanova i la Geltrú por 3,15 y un Armantes 2007 de Cervera de la Cañada (Zaragoza) por 2 euros. Todos con una calificación por encima de 88 puntos sobre 100.

inaki murillo viteri¿Dos euros? ¿Vino embotellado, con etiqueta y corcho por sólo dos euros? Parece increíble. Los precios del vino, lo sabe cualquier aficionado, se han subido a la parra en los últimos diez años. ¿Por qué? «Hasta el año 2000 estábamos en este negocio las familias de toda la vida: con cinco generaciones de bodegueros en la memoria. Entonces aterrizó en las viñas el dinero del ladrillo. Se hicieron bodegas fastuosas, constructores y famosos decidieron tener su propio vino. Y los vendían caros… Hoy no pueden mantener ese ritmo porque el vino no es sólo tener un edificio de diseño para la bodega. Necesitas invertir, esperar un ciclo de 5 años para poder sacar tus reservas… Mientras, tienes miles de litros inmovilizados, en stock, en el botellero, en barricas y en depósitos. Y, por mucho nombre que tengas, el vino lo tienes que vender en la calle», ilustra Iñaki Murillo Viteri, enólogo y copropietario de bodegas Murillo Viteri, en Cenicero (La Rioja), 400.000 botellas de producción anual.

El enólogo recuerda que a esta situación ha contribuido el buen precio de la uva desde la vendimia de 2002. El pasado año se pagó un euro por kilo. Palabras mayores. Por cada kilo de uva se obtienen unos 72 centilitros de vino. Y si la DOC establece que una botella de tres cuartos de litro debe contener, al menos, un kilo de uva, las cuentas son claras. Sólo el contenido de una botella (sin contar mano de obra, recipiente, corcho, precinto, etiqueta… ) vale un euro.

¿Cree que puede encontrarse en la tienda una botella de cosechero riojano por menos de tres euros? «Sí. El vino de Rioja no está caro», sentencia Murillo Viteri. «Hoy puedes acceder a un vino de crianza artesanal por cinco euros. Y tienes doce botellas de reserva de Rioja a 60 euros más IVA, puesto en casa y comprado por Internet en mi bodega. Eso no sucede en ningún sitio de Europa», asegura. «Pero vender vino -remacha este hombre volcado 24 horas al día en su oficio- es una tarea que exige mucha dedicación».

Pese a la dedicación que propugna Murillo el consumo total de vino descendió un 5% el año pasado en España. Según el informe Nielsen, esa cifra ha sido «fiel reflejo» de la recesión económica. Otro dato: la mitad de la producción vinícola de Rioja se vende en hostelería y restauración.

Mujeres y jóvenes, blanco

La hostelería es el sector donde la crisis se ha dejado sentir con más fuerza: la caída de ventas ha alcanzado el 8,6%. El descenso afecta, en especial, a los llamados vinos de mesa. El informe anota una curiosa tendencia, el incremento en la venta y consumo de vinos blancos (más baratos y fáciles de tomar por los nuevos consumidores, en especial mujeres y jóvenes). Los blancos constituyen ya el 20% de todos los vinos que se venden hoy en España.

«Más vinos blancos. Vinos con menos alcohol. Vinos con menos concentración. Vinos con menos madera. Vinos con más acidez. En definitiva, vinos con más frescor», propugna una de las webs sobre vinos más seguidas de España. Es el nuevo horizonte.

Tanto es así que Rioja acaba de autorizar la plantación de 2.500 hectáreas de viñedo nuevo. ¡Y todas de variedades de uva blanca! Ésas son las botellas que vienen. Algunos expertos empiezan a señalar su hartazgo de tanto cabernet sauvignon y chardonnay que ha colonizado media España y que produce vinos casi idénticos a cientos de kilómetros de distancia. Ya se alzan voces para recuperar variedades autóctonas casi extinguidas.

La tendencia apunta también a un incremento del consumo en los hogares. ¿Motivos? Hay varios: el ahorro, la amenaza de perder el carnet por puntos… El pasado año el consumo de vino en las casas españolas aumentó un 3,2%. Y los ciudadanos gastaron casi un 5% en el capítulo de vinos de mesa para tomar en casa, según datos del panel de alimentación del Ministerio.

Al tiempo, anotar que España se ha consolidado como el segundo exportador mundial, superada sólo por Italia. Esta posición se basa en la pujanza en el mercado internacional de los vinos baratos. La cifra de negocio del sector en 2008 fue de 2.163 millones de euros, con una producción de 16,5 millones de hectólitros y una cuota del 19% del mercado mundial. Francia exportó 13,6 millones de hectólitros. España, aseguran los expertos, exporta vino de «baja calidad». Un 65% de los caldos vendidos al extranjero en 2008 tenía el distintivo de «vino de mesa» (sin Denominación de Origen). El 74% del total se vendió a granel. Francia facturó casi seis veces más que España a pesar de exportar menos.

Vino con personalidad

«Hay bodegas que van a desaparecer en breve», augura Paco Berciano, responsable de la Vinoteca El Lagar, en Burgos, un privilegiado observatorio de lo que ha sido el despegue de los vinos de calidad en España y de su aterrizaje forzoso. «Las bodegas suntuosas, sin viñedo ni marca en el mercado, creadas con créditos subvencionados, desaparecerán porque no interesan a nadie. Esa caída provoca un mercado roto. Los vinos de 10 euros, vinos sin ningún interés, se venderán a tres dentro de nada».

¿Alguna recomendación? Paco Berciano responde al envite: «Hoy más que nunca hay que buscar vinos personales, con buen precio y calidad. La personalidad es ahora el elemento diferencial en la calidad de los vinos. Hemos pasado demasiado tiempo haciendo vinos demasiado iguales», subraya.

Cosechero a 4 euros

Juanma Díez Barrio, patrón del ‘Mugi’, en la bilbaína calle de Licenciado Poza, sabe bien a qué se refiere el enólogo. Juanma es un tasquero, la tercera generación colocada detrás de una barra con todas las frascas detrás. Hoy Juanma, pelo tan blanco como su inmaculada camisa, cumple 43 años. Sobre la mesa del ‘Mugi’ aparece como por ensalmo un plato de anchoítas rebozadas y una botella de ‘Albiker’, un vino de Baños de Ebro «fresco y del año». «Es el vino con el que más disfruto, un buen maceración carbónica elegante… Ahí lo tienes, a cuatro euros la botella».

Juanma Díez ha hecho mucho por abrir las mentes de los santos bebedores en su tasca de Bilbao. Viene del tiempo en que el vino llegaba de La Rioja en garrafones, cántaras de 16 litros, de vidrio verde y forro de mimbre. Ahora vende también vinos con «más estructura, con más madera y más taninos, vinos más complejos», dice. Riberas, vinos de Navarra, de Toro, del Bierzo…

Él es de los que se arriesga, de los que busca nuevas marcas y proveedores. Pone 400 potes al día. Unas 1.200 cajas de crianza al año. Eso es mucho poderío en la plaza. «Pero mis favoritos son siempre los vinos del año… Puedes probar algo más complejo, pero yo lo veo aquí: otros vinos se quedan en la mesa; quieres una botella, pero no dos». Ahora ha detectado que la gente se mira más el bolsillo. Pero que los paladares, cada vez más cultivados, no quieren renunciar a la calidad. «El cosechero de toda la vida empezó a hacer crianza. Pero lo difícil no es hacer vino, sino venderlo. En la calle hay cada vez más marcas y el consumo es más o menos el mismo». Y Juanma Díez se despide con su primer y único mandamiento entre esta barra de madera y azulejos policromados: «Lo más importante es disfrutar del vino, lo demás es perder el tiempo», sentencia. Detrás queda, vacía, la botella de cosechero. A buen precio. Otro vino es posible.

Fuente Diario El Correo – 18-04-2009.

Edición en digital

This entry was posted in Curiosidades and tagged , , . Bookmark the permalink.