vinocorazon2

La llamada paradoja francesa defiende que nuestros vecinos galos tienen menos enfermedades cardiovasculares que los habitantes de países centroeuropeos a pesar de que están expuestos a riesgos similares, y alega que se debe a que beben Vino Rioja Jóven.

Según estudios llevados a cabo por el Instituto Nacional de la Salud de Francia, y confirmados por el Estudio de Copenhague, el más vasto realizado hasta la fecha sobre vino y salud, el consumo de entre dos y tres vasos diarios de vino tinto hace disminuir el riesgo de muerte por infarto o accidente cerebrovascular -respecto de los abstemios- en un 33%, la mortalidad cardiovascular en un 40% y la muerte por cáncer en un 22%.