David Muñoz

MuñozDavid Muñoz, cocinero con tres estrellas Michelín en su restaurante DiverXO (Madrid), y habiendo traspasado fronteras con sus platos-lienzo, ahora se atreve con el mundo del vino, no sólo cambiando las copas por nuevos formatos, sino incluso aliñándolos.

Así, nos propone beber vino en pajita, o con cucharilla para centrar toda la percepción en la boca, saltando el paso por nariz. Además de condimentarlo, lo servirá en pipetas en su restaurante, en cucharas que el sumiller introducirá directamente en la boca del comensal.

Aborda el vino «desde un punto de vista hedonista y equiparado a los parámetros creativos de la cocina», no como un producto acabado, sino que admite tratamientos para darle nuevos matices.

Como propuesta tiene su punto, y la experiencia será algo distinta a cómo entendemos clásicamente el mundo del vino. En cualquier caso, si sirve para hablar de vino y de atraer a nuevos y jóvenes consumidores, por nuestra parte nos parece estupendo.

This entry was posted in Maridaje and tagged . Bookmark the permalink.