que-copa-usar-para-cada-vino

Es importante tener en cuenta qué copa usar para cada vino, ya que el recipiente que usemos para beber un gran vino realzará o arruinará la experiencia. Las sensaciones que nos produce un vino al degustarlo, como ya hemos comentado en otros posts, dependerán de los aromas, texturas, color, sabores, añada… pero la experiencia también variará dependiendo de qué copa usemos para cada vino. Cualquier amante al vino que haya probado el mismo vino en una copa fina o en un vaso grueso se habrá dado cuenta de que no tiene nada que ver.

¿Por qué usar copa y no vaso?

El vaso es para beber agua, punto. Son más anchos y dejan que los aromas se escapen antes de que los disfrutemos. Las copas de pie aportan dos principales beneficios al beber vino. Por un lado, permiten conservar la temperatura del vino, ya que sujetaremos la copa lejos del líquido y evitaremos que se recaliente. Por otro lado, los aromas fluyen de manera correcta, al permitirnos apreciarlos libremente. La función de la copa, de hecho, no es únicamente beber el vino, también nos permite evaluarlo previamente por la vista y el olfato, determinantes al hacer una cata de vino. El cristal debe ser transparente y liso, para poder apreciar mejor la calidad y brillantez del vino.

A continuación, realizaremos una introducción de las diferentes copas, para que aprendáis qué copa usar para cada vino. Aun así, debemos tener en cuenta que existen numerosas variaciones, con modelos exclusivos para cada vino según sus características. Pero vayamos poco a poco .

Qué copa usar para cada vinoVino tinto

En términos generales, las copas de vino tinto son más grandes que las de vino blanco, lo que permite sumergir la nariz en el tazón para detectar mejor los aromas. El área de superficie debe ser más grande para que el vino entre en contacto con el aire y se consiga una mejor oxigenación.

Copa Burdeos: suele ser la más habitual de encontrarnos en la mayoría de los hogares y establecimientos. El cuerpo de la copa es más estilizado y el tamaño es mayor que la copa Borgoña. La boca suficientemente abierta permite esparcir el vino por toda la lengua. Está diseñada para el vino con más cuerpo, como el Burdeos, el Cavernet Sauvignong o el vino Rioja.

Copa Borgoña: tienen una particular forma de balón con un gran cuerpo, pero una abertura más pequeña. El vino Borgoña o Pinot Noir son ideales para estas copas, al igual que los tintos jóvenes o algunos blancos con cuerpo.

Vino blanco

La copa de vino blanco suele tener el tazón en forma de letra U, más recto que las copas de tinto. El tamaño es más pequeño que las anteriores, ya que el objetivo es mantener la temperatura del vino blanco fresca, para poder apreciar sus cualidades, como las notas cítricas y frescura del vino blanco Murillo Viteri. Por otro lado, el vino blanco no necesita oxigenarse, por lo que no es necesario un cuerpo tan grande.

Vino espumoso

Copa Flauta: elegante y estilizada, está diseñada para potenciar las burbujas en el vino. Su forma larga y estrecha potencia la retención de la carbonatación y ayuda a capturar el sabor de la bebida. Si no disponemos de copas flauta, podremos usar copas de vino blanco, lo que nos permitirá sentir más los aromas.

Copa Pampadour: se usa mayormente para el champán. Aunque cuenta con un diseño muy atractivo, no permite apreciar los aromas de estos vinos de manera correcta. Como anécdota para comentar en la próxima velada, se comenta que la marquesa Pampadour moldeó la primera copa de este nombre a partir de su pecho izquierdo.

Vino dulce

Los vinos dulces habitualmente se sirven con el postre, y nos proporcionan una agradable sensación al terminar de comer. Son copas de forma aflautada pero más pequeñas, para dirigir el vino a la parte posterior de la boca y que el dulzor no nos abrume. Además, suelen tener un mayor grado de alcohol, por lo que el tamaño nos ayuda a disfrutarlos de manera más racionada.

Qué copa usar para cada vino

Con estas indicaciones básicas, la tarea de qué copa usar para cada vino se te hará más sencilla. Tus veladas serán un éxito si además sigues unas sencillas reglas de maridaje. Aun así, no hace falta que tengas un arsenal de cristalería en casa; desde Bodegas Murillo Viteri te recomendamos comenzar por la copa tipo Burdeos, pues son las más polivalentes. Y recuerda, lo más importante seguirá siendo que disfrutes. El mejor vino es el bebido y compartido 🙂

Bodegas Murillo Viteri

 

Te puede interesar:

Cómo entrenar tu sentido del gusto

Diferencia entre vino Rioja Crianza y Reserva

This entry was posted in Curiosidades and tagged . Bookmark the permalink.