Pollo al Vino Blanco

La receta de pollo al vino blanco es fácil y rápida, un plato sencillo pero exquisito y muy sabroso. El vino, ya sea blanco, tinto o rosado, está presente en todas nuestras celebraciones, tanto para acompañar los platos como para cocinarlos. Existen varias reglas básicas de maridaje para crear una buena armonía entre los platos que servimos y el vino. Para la elaboración de los platos también combinan mejora algunos vinos que otros. La carne roja, por ejemplo, es mejor cocinarla con vinos tintos, mientras que para el pescado o la carne blanca es recomendable usar un vino blanco.

Debemos tener en cuenta que la calidad del vino que utilicemos para elaborar nuestros guisos será proporcional a la calidad de la salsa que obtendremos. Así, es aconsejable no usar nunca un vino del que no nos sintiésemos a gusto bebiendo una copa. En este caso, os aconsejamos el vino blanco Murillo Viteri. Valdrá la pena.

Ingredientes para 4 personas

  • 4 muslos o traseras de pollo
  • 1 vaso de vino blanco (250-300ml)
  • Perejil fresco
  • 3 cebollas
  • Hoja de laurel
  • 3 dientes de ajo picados
  • 1 taza de champiñones troceados
  • Sal y pimienta al gusto
  • AOVE
Receta de pollo al Vino Blanco

Jugoso pollo al vino blanco Murillo Viteri

Receta de pollo al vino blanco

Comenzaremos sazonando con sal y pimienta los muslos o cuartos traseros de pollo. A modo optativo, podemos enharinarlos un poco para que quede mayor textura. Ponemos a calentar el aceite en una sartén antihaderente y doramos el pollo durante 3-4 minutos para sellarlo.

Mientras, picaremos el ajo, las cebollas, el perejil, los champiñones y las verduras que sean del gusto de cada uno y las salteamos en una sartén con AOVE. Con un par de minutos será suficiente, hasta que la cebolla vaya adquiriendo tono transparente.

Una vez sofritas las verduras, añadimos el vaso de vino blanco junto con los muslos de pollo y una hoja de laurel a la sartén. Lo ponemos a fuego lento durante 20-25 minutos, removiendo de vez en cuando para que el pollo adquiera el sabor de la salsa de vino blanco.  Una vez terminado, déjalo durante 5 minutos adicionales de reposo, para que el pollo quede bien tierno y se reduzca la salsa.

Una vez transcurrido el tiempo de reposo, verter el pollo el una fuente o emplatar directamente, vertiendo por encima la salsa de vino blanco que dará a tu plato un toque muy especial. Para la decoración, puedes espolvorear finalmente un poco de perejil por encima

Nos encantan este tipo de recetas, sencillas pero exquisitas, ya que todos los amantes de la cocina somos capaces de llevarlas a cabo (incluso los menos hábiles ;)).

¿Os animáis a probarla?

Bodegas Murillo Viteri

Te puede interesar:

Mejillones al aroma del vino Murillo Viteri Blanco

Espaguetis borrachos al vino tinto

Esta entrada fue publicada el Curiosidades del Vino y etiquetada como , , , . Guardar en tus favoritos el enlace permanente.