Nariz

NarizAunque los humanos no llegamos a tener la capacidad de oler de un tiburón, nuestra nariz puede detectar hasta un trillón (un billón de billones) de olores diferentes, aunque luego no seamos capaces de identificarlos ni de recordarlos. Así lo confirma un estudio realizado por una de las revistas más importantes del mundo del vino, Wine Spectator.

Cuando catamos un vino, entra en juego lo que llamamos el umbral de percepción.

El umbral es la cantidad mínima de señal que ha de estar presente para ser registrada por un sistema. Es la base de la exploración psicofísica de las sensibilidades (táctil, olfatoria, visual o auditiva).

El punto en que un estímulo ocasiona una transmisión de un impulso nervioso, se denomina umbral. El estímulo debe alcanzar cierta velocidad para ocasionar el umbral o en otras palabras, una mínima reacción, haciendo necesario el impulso nervioso. Si la velocidad no es alcanzada, no se efectúa el impulso nervioso. Esta última explicación se conoce como la ley del todo o nada.

Bodegas Murillo Viteri

Te puede interesar:

¿Como se transforma el jugo de la uva en vino?

Esta entrada fue publicada el Curiosidades del vino. Guardar en tus favoritos el enlace permanente.